Sunday, August 23, 2009

MIGUEL AVRAMOVIC : CARAS MAGAZINE






En plena adolescencia descubrió cuáles eran los caminos de la vida. Caminos que terminaron siendo los que él creía y los que esperaba, aun a costa de mucho sacrificio y constancia. De su abuelo y su padre heredó la pasión por la Medicina, una carrera que está a punto de coronar después de nueve años. Y por sus compañeros de colegio en la Escuela Argentina Modelo se enamoró del rugby, un deporte que ya le dio la satisfacción de ser Puma y que lo seduce con otro objetivo plus: jugar el próximo Mundial de 2011. Familiero y emocional como buen canceriano, Miguel Avramovic (27) sabe lo que es resignar cosas y dejarlas de lado para no desviarse del camino.

“Hoy miro hacia atrás, y me parece una locura. Mucha gente me pregunta: ´¿Cómo hiciste para hacer todo eso junto?’. Y siempre dije que querer, es poder. Desde chico tomé el rugby súper pro, y gracias a que mis viejos me bancaron pude estudiar a fondo. Recuerdo que mientras cursaba Medicina mis amigos me llamaban a las dos de la mañana para decirme: ‘Venite a Asia de Cuba que explota’. Yo moría de ganas, pero seguía estudiando. Al fin y al cabo es la vida que uno elige. En esa época estaba de novio, y si entre lunes y viernes la veía cinco horas en total, era mucho. No me alcanzaban los tiempos, apenas podía darle un espacio los sábados después de jugar. Y ni qué hablar cuando empezaron las convocatorias para Los Pumas”, relata “el Ruso”, que le restan dos módulos del internado rotatorio para recibirse de médico.

En la Argentina, Avramovic defendió los colores de Alumni, “su segunda casa”. Sus cualidades como centro tres cuartos lo pusieron en la mira de clubes europeos. Entonces jugó un año en Worcester Warriors, Inglaterra, y dos temporadas en el Montauban, en Francia. Y fue precisamente en Europa donde descubrió una faceta que desconocía: la de posar como símbolo de masculinidad. Fue convocado para hacer el calenadario 2008 de “Dieux du Stade”, una edición que reúne a figuras del club Stade Français más otras invitadas, tal el caso de Miguel.

“Ese año contrataron a Steven Klein, el fotógrafo favorito de Madonna. Yo ni siquiera sabía quién era, nos citaron en un castillo increíble y fueron siete horas de trabajo. Al comienzo estaba tímido, hasta que me fui soltando. Acepté porque era pendejo y abierto mentalmente. Además, con la metrosexualidad tengo la mejor onda, tengo amigos gays, y ningún problema. Acá somos más prejuiciosos, pero en Europa cada uno elige el sexo que quiere. Los franceses son súper liberales. Recuerdo que cuando me depilaban, tuvieron que pedirme que me quitara los calzoncillos para las partes íntimas. En cambio, el francés ya estaba desnudo leyendo tranquilamente el diario y esperando que lo depilen. Es otra cultura”, recuerda Avramovic, que está por firmar un contrato con Lorena Ceriscioli para que lo represente publicitariamente. “Es divina y súper profesional. No es para ser modelo, sino para manejar mi imagen como deportista. Cada propuesta será evaluada, porque deberá estar acorde con lo que representa la filosofía Puma”.

—¿Ahora está en pareja?

—No, hace tres años que estoy solo. Soy (piensa)... No te diría jodido, pero es difícil que me enganche. Hay otros que se ponen de novios fácilmente, yo busco más una amiga que un lomazo, porque en diez años el lomazo no va a estar más. Si querés llamame naïf, soy de los que creen en la lealtad y la confianza. Entonces, no voy a estar con una mina seis meses si a los dos no me enganché. No me gusta vender historias que no son.

Saturday, August 15, 2009

MARTIN PALERMO: VIVA MAGAZINE




MARIO GUERCI FOR KEVIN BLACK